Page 13 - Autobiografia de Sor Leonor
P. 13

En  la  cama  hacía  lo  mismo  y  mi         rezaban el Rosario fuese una música la más
            hermano mayor me observaba mucho todo.             dulce y tierna para mí; un concierto que me
            Después  [10]  que  se  dormían  todos,  me        causaba gozo, me despertaba y al punto me
            levantaba y ponía una cama pobre. Iba a las        hincaba  a  rezar  con  todos.  Pero  siempre
            monturas  de  mis  hermanos,  le  quitaba  un      con  pesar  de  que  no  me  hubiesen
                                                         7
            jergón de ensillar para taparme, una carona        despertado para rezarlo entero. Yo conocía
            que  le  llaman  de  cuero  para  tender  en  el   que esta devoción y buena voluntad mía le
            suelo,  y  del  recado   hacía  cabecera,  y  me   agradaba  mucho  a  la  Santísima  Virgen,  y
                                 8
            acostaba. Me gozaba en esta cama, pero mi          ella  me  atraía  mucho  con  consuelos  y
            hermano que me espiaba, cuanto me dormía           ternuras  tan  dulces  y  suaves,  que  no  me
            me  alzaba  y  me  trasladaba  a  mi  propia       dejaban  pensar  en  otras  cosas  propias  de
            cama, pero no lo sentía. Cuando amanecía y         criaturas.  Ni  tampoco  [11]  me  causaba
            me  hallaba  sin  mi  propia  cama  pobre,  me     novedad  para  contarlo  a  nadie,  porque  yo
            ponía  triste,  pero  yo  lo  hacía  todas  las    creía que esto sucedía en todas. Aunque no
            noches.  Él  tenía  la  paciencia  de  hacerlo     las veía llorar en el rezo como me sucedía a
            callado, sin decirme nada. Todas las noches        mí,  que  apenas  comenzaba  a  rezar  ya  me
            me quitaba la cama de industria, y me ponía        sentía  el  alma  tan  regalada  y  llena  de
            la mía, pero cuando él andaba en viajes, yo        dulzuras,  que  me  volvía  un  mar  de
            lograba mucho.                                     lágrimas.  Y  no  estaba  en  mi  mano,  ni  el
                                                               derramarlas ni el contenerlas.
                                                                     Había una imagen del Rosario de mi
            | 5. Devota del Rosario. Hija de Santo             abuelo,  estampada  en  una  tabla,  con
            Domingo y Santa Catalina                           Nuestro Padre Santo Domingo a los pies y
                                                               San Francisco, y yo pasaba largos tiempos
                                                               en  su  presencia.  Y  atraída  de  sus
                 Desde la misma edad era muy devota            acostumbradas  y  tiernas  bondades,  mi
            del  santo  Rosario,  que  por  no  ser  capaz     corazón     se   deshacía     en   afectuosas
            todavía  de  rezarlo  sola,  me  acostaba  a       conversaciones  con  María  Santísima  y
            dormir cuando lo rezaba la familia, que lo         Madre  del  Rosario,  juntamente  con  su
            hacían  todas  las  noches,  pero  tarde.  Y       divino Hijo, a quien amaba con singular y
            como     era   tan    criatura   nunca     me      grata distinción. Pues sin otra instrucción y
            despertaban  para  rezar,  porque  creían  que     luz  que  la  que  estas  divinas  personas  me
            más  querría  dormir.  Pero  como  Dios  se        daban, conocía y comprendía todo el tesoro
            agradaba del buen deseo de mi corazón, y           de santidad de María y todo lo que ella me
            la Reina y Madre mía de mi afecto hacia a          repartía  a  mí  y  a  todos;  porque  yo
            ella,  permitían  que  las  voces  de  los  que
                                                               comprendía  que  lo  que  hacía  conmigo,  lo
                                                               hacía  con  todos  los  cristianos.  Así,  pues,
                 7   Carona:  Pieza  de  suela  o  cuero  que  en  el   consideraba que todo esto era obra de Dios,
            recado  va  colocada  entre  las  jergas  y  los  bastos.
            Primitivamente se la usó de cueros de animales, sin   y  que  amando  a  su  Madre  le  amaba  y
            curtir, pieles de puma, vaca y potrillo.           agradaba  a  Dios.  Y  le  daba  gracias  al
                 8  Recado: En el Río de la Plata, conjunto de   mismo  Dios  con  mil  ternuras,  de  que
            prendas que constituyen la montura del hombre de   hubiera criado a la Virgen; y hasta entonces
            campo.

                                                                                                   Página | 12
   8   9   10   11   12   13   14   15   16   17   18